Gracias Diego: el día que Maradona dejó su corazón en Totoras

Diego Armando Maradona falleció este miércoles a los 60 años, producto de un paro cardiorrespiratorio en Tigre. No hacen falta muchas más palabras.

El dolor es mundial, pero en la región quedará marcada su huella y su solidaridad. Hace 25 años demostró su humildad llegando a Totoras a jugar un partido a beneficio.

Lo hizo por Hernán Fonseca, aquel joven arquero de Unión de Totoras que había quedado en silla de ruedas tras un accidente. Un año después de ese siniestro, Diego estuvo ahí, de la mano de Juan Amador Sánchez.

Maradona convocó a una multitud e hizo magia con su carisma, sus gambetas, pero sobre todo con su amor. “Mis piernas son tus piernas”, le dijo a Hernán, en una frase que quedará por siempre en su corazón.

Hernán contó que Diego fue a Totoras en 1995, el 6 de mayo, porque estaba entrenando en Buenos Aires para su vuelta al fútbol después de la sanción del Mundial 94. Con él entrenaba el totorense Juan Amador Sánchez, ex jugador de Boca y de River, quien le pidió que hiciera un partido para entrar en ritmo porque le faltaba fútbol en cancha grande. “De ahí surgió por medio de Juan que, de paso, fuera a beneficio mío para darme una mano en la rehabilitación que debía seguir haciendo”, recordó.

Fuente: InfoMas

Facebook Comentarios