La imputada del caso Lele rompió el silencio: “Soy inocente”

SGG 28 Jun, 2019 Destacadas, Policiales, Regionales

Natalia tiene 34 años, cuatro hijos, y se encuentra imputada por “encubrimiento agravado” en el marco del crimen de Lelio, un hombre de 82 años que fue brutalmente asesinado en su casa de Estación Díaz. Por primera vez, la mujer rompió el silencio y dio su testimonio a Info Más.

Desde Bernardo de Irigoyen, donde vive con un primo, y sin poder volver a Díaz, aseguró que es inocente y detalló cómo terminó en poder del televisor que la comprometió ante la Justicia. “A la mañana cuando me levanté para ir a trabajar me encontré un televisor. Eso fue el jueves a la mañana, estaba envuelto en bolsas blancas afuera de la casa de quien era mi pareja. Lo probé y no andaba, estaba rota la pantalla y lo dejé ahi porque mi marido no estaba, quería preguntarle si tenía arreglo. Nosotros teníamos dos, pero son caros y si tenía arreglo lo iba a hacer arreglar”, manifestó la mujer.

Según su relato el TV lo halló a “9 o 10 cuadras” de la casa donde Lele sería luego encontrado sin vida. La data de la muerte del anciano se ubica un día después de lo que cuenta Natalia, el viernes 14 entre las 4 y las 6 de la mañana.

La imputada contó que estuvo el martes 11 en la casa de Lele, con quien tenía una relación amistosa desde hacía muchos años. “A Lelio lo fui a visitar dos días antes con mi hijo, a él lo adoraba y a mi también, yo también lo quería mucho porque fue una persona que cuando a mi casi me mataron el año pasado, fue el único que me ayudó, aparte de mi familia. Me ayudaba económicamente, para comer y a mis hijos no le hacía faltar la leche ni los pañales”, reveló entre lágrimas.

Natalia se muestra ansiosa por hablar, las palabras fluyen de su boca intentando desahogarse y recuerda a Lelio. Así relató su último encuentro: “Pasé, estuve un rato con él, tomamos unos mates, le llevé el nene y le regaló salchichas que quedaron en el congelador de la casa donde yo estaba”.

“NO SOY UNA ASESINA”

Siguiendo con su relato, Natalia se mostró sorprendida por la acción de la Justicia en su contra. “Me sorprendió porque soy una persona que tengo calle, me mandé muchas cagadas, no soy una persona bien vista en el pueblo por mi actitud. Si te tengo que decir algo te lo digo y no me caso con nadie, he tenido conflictos y peleas, pero esto es un extremo ilógico. Que me culpen de asesinato cuando nunca quise matar siquiera a la persona que me quiso matar a mi”, agregó.

“Tengo mucha impotencia y angustia por no poder estar en mi casa, no poder estar con mis hijos. Me arruinaron la vida. Todos tenemos defectos, pero no soy una asesina. Y con la gente que hace los cacerolazos está todo perfecto, yo también estaría ahi. Yo estuve en la marcha del sábado a la mañana y a la noche estuve afuera de la casa cuando la policía sacaba el cuerpo”, admitió la mujer.

Horas atrás la joven que cumplirá 35 años en noviembre quedó nuevamente en libertad pero ya no confía en la ley. “No creo en la Justicia, sólo le tengo fe a Dios. No se dan una idea lo que están pasando mis hijos. Mañana es el cumpleaños de una de mis hijas y no puedo ir, no me puedo acercar porque me juzgan, me ven como una asesina. Yo se que soy inocente, perdí todo, me arruinaron. Estoy con un primo que gracias a Dios lo tengo a él para que me de una mano”, afirmó.

LELIO Y LAS SOSPECHAS

Natalia asegura que no estuvo en la escena del crimen hasta que el cuerpo fue retirado del lugar, y cree que la están señalando para ocultar algo. “Lelio tenía conflictos con una persona que vive a tres cuadras de donde encontré el televisor y lo declaré. El vecino iba a pedirle vino, lo echaba y lo ha empujado, pero no puedo decir que es culpable”, dijo.

Por otra parte, sembró sospechas: “Me quedan dudas de el testigo que llevaron a la casa junto a la policía, que es el ex cuñado de mi pareja y hermano de la chica que le limpiaba la casa a Lele. Para mi fue todo a propósito, me lo plantaron al televisor, sabían que me levantaba a trabajar y lo iba a encontrar, siempre me llevo cosas a mi casa que se pueden arreglar”, señaló.

En ese sentido, afirmó que no son claras las pruebas por las que se la acusa y acotó: “El televisor que yo encontré es marca “Noblex” y mi mamá habló con la mujer que limpiaba ahí y le dijo que el televisor de Lele era “Telefunken”. Ese televisor entonces no era de Lele”.

EL RECUERDO DE LELE

“Se lo que fui y lo que soy, se que no soy querida, me he mandado cagadas, pero jamás sería una asesina, nunca, no tendría el valor para hacerlo. Cómo le voy a hacer eso a una persona que siempre me ayudó, que me perdonó cagadas que me he mandado, lo conocía desde los 11 años, siempre estuvo en los peores momentos. ¿Por qué la gente me acusa sin saber?. Que Dios los bendiga a todos, porque todos tenemos defectos”, señaló Natalia.

En ese marco le dedicó algunas palabras al abuelo asesinado: “Es muy feo no haber asistido a su entierro, no haberme podido despedir. Yo se que él me va a ayudar, seguro que está al lado de Dios porque es un ángel, me va a ayudar. Esto no se lo deseo ni a mi peor enemigo”.

La imputada, madre de chicos de 19, 11, 8 y 2 años, mostró su descontento por “la gente que le dió la espalda” tras el episodio del que se la acusa. “Sentí que hubo gente que me dejó sola, la pareja que yo tenía, a quien amo con toda mi alma, que si realmente te quiere te va a seguir apoyando, pero no. Si me acerco a Díaz mi propia familia me denuncia, me lo dijo mi propia madre. A ellos los amenazaron de que les iban a quemar la casa. Ni siquiera puedo tener a la más chica conmigo porque el juez se la dio a mi hermana y la persona que me quiso matar el año pasado me la quiere sacar”, finalizó.

LA CAUSA JUDICIAL

Natalia L. está acusada de encubrir el robo de un televisor que pertenecía a Lelio, una causa que se vincula a la investigación por el homicidio del hombre, pero que no responsabiliza del fatal episodio.

Fue imputada por “encubrimiento agravado” por el fiscal corondino Marcelo Nessier y liberada con restricciones mientras avanza la causa judicial. En el allanamiento que se realizó en la casa de su pareja, el día posterior al hallazgo del cadáver, se encontró un televisor y fue aprehendida.

Por el momento tiene imposibilitado volver a Díaz y fijó domicilio en Bernardo de Irigoyen, desde donde habló con Info Más. Mientras tanto, fiscalía espera los resultados de nuevas pericias en el marco de la investigación del homicidio que permita echar luz y llevar justicia a un pueblo conmovido y movilizado.

 

 

 

Fuente: InfoMas

Related Posts


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/sangenar/public_html/web/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Los comentarios están cerrados.