Rescataron de un campo a una familia de San Genaro víctima de trata de personas

Un hombre oriundo de San Genaro junto a su mujer  y sus dos pequeños hijos fueron rescatados de un campo en el marco de una investigación por trata de personas. Se encontraban trabajando desde marzo, viviendo en una casa “en pésimas condiciones de higiene y seguridad”.

El allanamiento se produjo este martes 29 de junio, en zona rural, a cinco kilómetros de la localidad del Arañado. La medida fue ordenada por el Juzgado Federal de San Francisco.

La causa se inició tras la denuncia de la víctima junto a sus abogados: la Dra Milena Tomasetti y el Dr Alejandro Alcantaro; en contra de los propietarios del campo: Marta Romero y sus hijos Manuel y Brenda Clara, indicó el medio, La voz de San Justo.

Según lo expresado por la víctima, un hombre oriundo de San Genaro, quien junto a su esposa y sus pequeños hijos: una nena de 6 años y un bebé de 20 meses; se encontraban trabajando desde marzo en ese campo, viviendo en una casa “en pésimas condiciones de higiene y seguridad”.

En el lugar no había agua potable y contaba con una instalación eléctrica precaria, sin luz en el baño ni habitación, “y no se encontraba en condiciones habitacionales”, indicó el trabajador. Además, sobre el baño, dijo que se trataba de una letrina destruida que estaba afuera de la vivienda.

La familia recibía por su trabajo, 23.000 pesos mensuales, de los cuales se les descontaban los alimentos que los patrones les traían una vez por semana de Las Varillas, ciudad en la que viven. “El empleador era quien llevaba alimentos y agua potable en bidones, descontándole del sueldo lo gastado, sin mostrar ningún ticket que acredite el gasto”, explicó la abogada del trabajador.

Además, denunciaron que los dos portones de ingreso al campo permanecían cerrados con candado y la familia no contaba con las llaves de los mismos, debiendo permanecer en el campo, sin posibilidades de salir, viendo coartada su libertad.

Fue en mayo que el trabajador sufrió un accidente laboral, cortándose tres dedos de una mano con una máquina desmalezadora. Ante esta situación, el hombre solicitó al empleador que le abonara los traslados hasta Las Varillas para poder operarse y continuar con sus curaciones, lo que le habría sido negado por los propietarios del campo.

Al generarse este conflicto, el empleador deja de llevarles la comida y agua, quedando la familia sin posibilidades de acceder a los alimentos ya que no tienen en qué trasladarse hasta el pueblo ni cuentan con dinero para poder comprar.

En cada oportunidad que el hombre pudo ir hasta el Centro de Salud, en remis, traía a su regreso agua en bidones que llenaba en ese lugar. Desde mayo hasta ahora, la familia fue asistida por los vecinos que organizaron una campaña solidaria para conseguirles alimentos y ropa de abrigo.

Tras el allanamiento realizado este martes, se rescató a la familia sangenarina de ese lugar y fue trasladada a un alojamiento de la ciudad de Córdoba, de manera momentánea hasta definir su situación.

Fuente: InfoMas

Facebook Comentarios